sábado, 16 de agosto de 2008

¿Qué piensas acerca de Jesucristo?


Siempre me han hecho todo tipo de preguntas. Preguntas simples y profundas; bíblicas y teológicas. Entre ellas ¿Qué pienso de la Trinidad y la inspiración de la Biblia; la Encarnación y la Preexistencia de Jesucristo? Y otra larga lista de temas interesante y pertinente a la vida del gran Maestro de Galilea.

Pero la pregunta que quiero responder hoy, es aquella que tocó mi corazón. ¿Qué pienso acerca de Jesucristo? Quiero decir que no hay nada nuevo bajo el sol, y que tampoco soy la quinta esencia en esta materia ni pretendo presentar todos los argumentos históricos, bíblicos y teológicos existentes sobre el tema.  
Empezaré respondiendo como lo hizo San Pedro, cuándo le hicieron la misma pregunta. Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, tú eres el Mesías, el “Ungido” de Israel.

Pienso que Jesús de Nazareth, es el Maestro de los maestro. Porque nadie ha enseñado como El ha enseñado, ni nadie ha vivido como Cristo ha vivido. Es el más grande de los Pedagogos. Sólo necesitamos trasladarnos por medio de la imaginación al Monte de Los Olivos, pues allí fue donde Jesús expuso sus grandes enseñanzas, y las Leyes de su Reino.

También he pensado de El como sacerdote, profeta, rey, orador, predicador o evangelista ¿Quién no admira la sencillez y la majestad de su estilo? ¿Las bellezas de sus parábolas? ¿La ternura de sus palabras? El hablaba por precepto y por ejemplo, El hablaba con autoridad. 

Y qué decir de Jesús cómo Consolador. El cansado, el fatigado, el deprimido, el solitario, el triste, el temeroso, puede encontrar reposo sobre su amoroso pecho. Martha y María encontraron el consuelo allí en Betania cuando perdieron a su hermano Lázaro. Ellas y una gran multitud vieron “la gloria de Dios” cuando Jesús resucitó a su amado hermano.

¿Qué pienso acerca de Jesucristo? Bueno, pienso que el es mejor y el más grande de los amigos. El amó al marginado, al desamparado y fatigado, amó a la viuda y al huérfano. Jesús es el más grande amigo que podemos encontrar y que nunca falla.

Además este Cristo “a los pecadores recibe y con ellos come”. ¿Qué sería de mi si Jesús no recibiera a los pecadores?¿Dónde estaría yo? “¿Qué sería de mí si no me hubieras alcanzado; donde estaría hoy si no me hubieras perdonado?”

Desde que El inició su peregrinaje, tuvo detractores. Entre ellos estaban los sacerdotes, los fariseos, los saduceos y otras autoridades eclesiásticas. Muchas veces le criticaron y aún estando crucificado en el Monte Calvario, le gritaron “A otros salvo, y a sí mismo no puede salvarse”. Este argumento en vez de debilitar su misión la engrandece, porque el vino a salvar a otros y no buscar la manera de eludir su misión. El fue obediente hasta la muerte y muerte de cruz.

Juan el Bautista fue explicito al decir que Jesús era el “Cordero de Dios, que quita los pecados – no de una raza, ni de una clase social – del mundo”. 
Allí en ese madero de tormento, Jesús unió el cielo con la tierra. Sus brazos extendidos son símbolo de una invitación de amor. En el lugar denominado “La Calavera” hay dos testimonios registrados en el Evangelio. Uno es el “buen ladrón” que dijo de Cristo: “ningún mal ha hecho este”… El otro es del soldado romano, aunque era su enemigo, declaró que Jesús era inocente, que era justo, y que “verdaderamente era el Hijo de Dios”. .. 

La mayoría de los eruditos, aceptan que Jesús de Nazaret fue un personaje histórico. Que ha sido el líder más grande, más extraordinario y quién ha hecho el mayor bien a la humanidad que cualquier otra persona. Jesús es sin duda el personaje más destacado de todos los tiempos que aun sigue captando seguidores.

Jesús es un personaje histórico, sus enseñanzas no está fundamentada sobre ficciones o nutridas de engaños. Finalmente quiero agregar que hace algunos años que conozco a Jesús y desde entonces es mi amigo inseparable. Hoy Jesucristo es la figura central del cristianismo y su tumba vacía es el testimonio irrefutable de su existencia.

Fraternalmente
Dr. Luis L.Gavin
Asesor de Desarrollo Humano
Ministerio Familiar