miércoles, 27 de agosto de 2008

Los Balseros


La historia de los balseros cubanos siempre me ha llamado la atención por su amor a la libertad de los Derechos Humanos. Hombres y mujeres dispuestos a todo, con tal de alcanzar la anhelada libertad. Hombres y mujeres en busca de justicia y democracia aun que pierdan la vida en el intento. 



Pero existe otra historia de unos balseros franceses que tuvieron que recurrir al canibalismo para poder sobrevivir. Tal fue el impacto que un pintor llamado Theodore Géricault en 1819 plasmó en un gran lienzo una pintura que hace referencia al naufragio del barco francés “la Medusa”. La pintura se encuentra en el famoso Museo del Louvre.

Era un 2 de Julio de 1816 cuando una fragata francesa encalló cerca de Marruecos a causa de la negligencia de su capitán: no había suficientes botes salvavidas. Con los resto del navío formaron la única balsa que mantuvo a 149 personas a salvo. La tempestad los arrastró al mar abierto por más de 27 días sin rumbo. En mitad del mar, una fragata de la marina francesa avistó a los náufragos, pero no los recogió. Los sobrevivientes fueron presa del hambre, la sed, la insolación y las enfermedades. Murieron muchos y el resto sobrevivió comiendo cadáveres. Finalmente de los 149 sólo quedaron 15 personas vivas, en condiciones deplorables cuando un carguero los encontró y los devolvió a Francia.  

La dramática experiencia de los supervivientes, impresionó al gran artista Theodore Géricault quien hizo un estudio sustancial de los detalles para su pintura. Entrevistó a los sobrevivientes, a los enfermos e inclusos vio a los muertos. Horrorizado por el testimonio de los sobrevivientes, reprodujo la íntima realidad humana en esa situación.

Géricault al plasmar en el lienzo su magistral obra, La Balsa de la Medusa, buscó producir una visión completamente dantesca de los hechos. Una balsa medio deshecha por el oleaje: los cuerpos muertos, putrefactos, mutilados, y desperdigados por la balsa. Esta pintura busca producir una sensación de catarsis y conmoción entre el público. Retrata a escala heroica el sufrimiento de la humanidad. Los personajes componen toda una galería de las expresiones posibles. Desde la desesperación más absoluta del anciano que da la espalda al barco, pasando por los primeros atisbos de la esperanza, hasta llegar al entusiasmo desbordado de los hombres que agitan sus camisas al horizonte.

Si fijamos la vista en la pintura, vemos las diferentes actividades humanas que se manifiestan en los momentos límites de la vida. Ahora nos toca a nosotros pensar en qué lugar del cuadro nos encontraríamos nosotros cuándo atravesamos situaciones difíciles y de qué forma las enfrentamos.

La Balsa de la Medusa, representa este hermoso planeta azul que lucha por mantenerse verde y descontaminado. Los tripulantes reflejan la actitud de la humanidad que cada uno de nosotros adopta ante las circunstancias de la vida. El simbolismo de la pintura es evidente, la suerte y el azar condicionan el destino de los náufragos, cuyo drama, la desesperanza marcada en sus rostros, está presentada en el famoso lienzo. El mar no tiene nada de bello: es el villano, el asesino, el depredador que al acecho en busca de nuevas víctimas.

Poco puede decirse de esta celebérrima obra que no se haya dicho ya. 
Por lo tanto, la reflexión de hoy es:

1. ¿Cuántas veces en la vida atravesamos por situaciones difíciles? ¿Qué hacemos con el sufrimiento? ¿Lo exaltamos o lo ignoramos?
2. ¿De qué forma enfrentamos las crisis? ¿Nos dejamos derrotar? ¿Tiramos a la deriva todas nuestras fuerzas? ¿No creemos que exista una solución posible? ¿Dudamos de todo y de todos?
3. ¿Somos los que mantenemos la esperanza por encima de la adversidad?  
4. En lo personal creo que la esperanza está en Jesús. El es quien nos hará triunfar en cada circunstancia que nos toque vivir.
5. “Por que tú (Dios) eres mi esperanza”, dijo el salmista (Salmo 71:5)
6. Exaltemos a Dios aun en medio del dolor.

* Más información este artículo: Bladé, Rafael: ¡Viven! (Historia y Vida, # 470)
Dr. Luis L. Gavin
Asesor de Desarrollo Humano
Avc_2mil@yahoo.com
Si te gusta esta página, ¡recomiéndala!